El Púlpito de Spurgeon

Charles Haddon Spurgeon (1834-1892).
“El Príncipe de los Predicadores”.
Pastor del Tabernáculo Metropolitano en Londres, Inglaterra.

El 2 de abril del 1861 Spurgeon dijo lo siguiente:

“Creemos que los bautistas son los creyentes originales. No comenzamos nuestra existencia en la reforma, fuimos reformadores antes que naciesen Lutero o Calvino; nunca procedimos de la iglesia de Roma, pues nunca fuimos parte de ella. Al contrario, tenemos un hilo sin rotura que traza nuestro linaje atrás desde el presente hasta los mismos apóstoles. Siempre hemos existido desde los días de Cristo en la tierra, y nuestros principios, aunque a veces veladas u olvidadas, como un río que por unos kilómetros a veces va bajo tierra, siempre han tenido adherentes santos e íntegros. A pesar de ser perseguidos, tanto por los Protestantes (de casi toda clase) como por los de Roma, nunca ha existido un gobierno con principios bautistas que ha perseguido a los demás; y, creo yo, que ni ha habido nunca un cuerpo de Bautistas que creían ser correcto el imponer las conciencias de otros bajo control de hombre alguno. Siempre hemos estado dispuestos para sufrir, como lo comprueban nuestras historias de martirio, pero nunca estamos dispuestos a aceptar ninguna ayuda del Estado, ni a prostituir la pureza de la novia de Cristo con cualquier alianza con el gobierno.”


“Llegará el día en el que, en lugar de haber pastores alimentando a las ovejas, habrán payasos entreteniendo a las cabras.”

“En general, nunca veremos un gran cambio que mejore nuestras iglesias, hasta que la reunión de oración ocupe un lugar más alto en la estima de los cristianos.”


La fe que mueve trenes La mirada de la salvación

Arrepentíos y volveos de corazón Victoria en Cristo

Descansa en tu Dios vivo Andando en integridad


En esta página no veneramos a ningún hombre, únicamente al Señor Jesucristo. Pero sí reconocemos las reflexiones y enseñanzas de hombres que Dios utilizó para el esparcimiento de Su obra.