Ministerio

¿Qué es Avivando la llama? Es un ministerio fundamental e independiente, con el deseo de levantar y estimular a los santos, para que estén vivos para Dios. (Habacuc 3:2)

Nuestro propósito: Avivando la llama tiene como objetivo animar e instar a los santos, a vivir un vida plena en el Señor Jesucristo. Una vida basada en el poder de la oración, y una estrecha comunión con nuestro Padre. (Colosenses 4:2) Nuestra oración es que busques la santidad y enseñanza bíblica, por la causa del Avivamiento y el Evangelio.

Vivimos en tiempos de decadencia espiritual y nuestro enfoque y esfuerzo es llenar nuestra web de artículos que te hagan crecer y meditar en la vida cristiana genuina. Fijémonos en los primeros cristianos e imitemos su fe, valor, respeto y amor a Dios.

“Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.” (Hechos 2:44-47)


  • Creemos en las Sagradas Escrituras. En la inspiración verbal y plenaria. Que fue escrita por hombres divinamente inspirados. Que toda ella es la verdad sin mezcla alguna de error. (2ª Timoteo 3:16; 2ª Pedro 1:20, 21; Mateo 5:18; Juan 17:17)
  • Creemos en el único Dios verdadero. Vivo, personal, eterno, perfecto en justicia, infinito en poder, sabiduría y bondad; hacedor, sustentador y arbitro Supremo. Tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. (Deuteronomio 6:4; 1ª Corintios 8:6; 2ª Corintios 13:14; Mateo 28:18; Juan 15:26)
  • Creemos en el Señor Jesucristo. Su identidad (Juan 1:1). Su encarnación (Juan 1:14-18; Filipenses 2:5-11). Su nacimiento virginal (Isaías 7:14; 9:6; Mateo 1:18-25; Gálatas 4:4). Su Vida (Mateo 17:5). Su Muerte (2ª Corintios 5:21; Romanos 3:21-26). Su sangre (Romanos 3:25; 1ª Timoteo 2:6). Su Resurrección (Mateo 28:6; 1ª Corintios 15:17). Su ascensión (Romanos 8:34). Su segunda venida (2ª Tesalonicenses 2:1,8; 1ª Corintios 15:51-52; Apocalipsis 19:11-21).
  • Creemos en el Espíritu Santo. No es una mera influencia divina. Es el que da la comprensión de la Palabra. Redarguye al pecador, regenera el corazón arrepentido y santifica al creyente, el cual manifiesta frutos de arrepentimiento y santidad. (Juan 14:16, 17, 26; Efesios 1:13, 14; Juan 7:39; Hechos 1:5; Hebreos 9:14).
  • Creemos que la salvación es “por la gracia”, nada más y nada menos. Las condiciones para la salvación son el arrepentimiento y la fe.
  • Creemos que los hombres son justificados por la fe solamente y se consideran justos ante Dios sólo por el mérito de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. La justificación establece una relación eterna que nunca se puede romper.
  • Creemos en lo visible, personal y retorno de Jesucristo.
  • Creemos que el Señor Jesucristo estableció dos ordenanzas: el Bautismo y la Santa Cena. (Lucas 22:13-20; Hechos 8:35-39; Romanos 6:1-4; 1ª Corintios 10:16-22; 11:23-34).
  • Creemos en la eterna bienaventuranza consciente del salvado y en el eterno castigo consciente de los perdidos.